| |

martes, 17 de noviembre de 2009

El cine y los abusos de la publicidad encubierta


Cartel de Risky Bussiness o de la marca de gafas  Ray Ban (posterwire)

Hay ejemplos bastante conocidos del poder de persuasión que tienen las películas en los hábitos de consumo de todos nosotros. Antiguas películas en las que no había intención ni por parte de los directores ni de los actores de provocar ninguna reacción al espectador, produjeron cambios en el comportamiento de ellos

En la película de 1934 “Sucedió una noche” de Frank Capra bastó que Clark Gable se quitara la camisa y que el público observara que éste no tenía camiseta interior para que millones de americanos dejaran de usarla, hasta que en la película de 1951 “Un tren llamado deseo”, la volviera a poner de moda Marlon Brando.

A Jean Fontaine en la película Rebeca (1940), se la vistió con una chaqueta de punto durante buena parte de la película, el éxito del film hizo que al final esa prenda se pusiera de moda y pasara a ser un símbolo entre las clases altas, aunque en realidad tenía un origen campesino.

En “Rebelde sin causa” producción de (1955), James Dean popularizó la cazadora, una prenda concebida para las monterías pero que propicio que muchos jóvenes la convirtieran en su prenda por excelencia como símbolo de rebeldía.

En 1970 la serie de televisión “McCloud” puso también de moda una cazadora de napa que su protagonista Dennis Weaver apenas si se quitaba, cando esa serie se emitió en España a finales de los 70, esa prenda paso a llamarse en España un McCloud y fue el abrigo de moda durante bastantes temporadas.

Ante estas evidencias, y teniendo en cuenta que la publicidad, necesitaba nuevos soportes donde exhibirse, encontraría tanto en las series de televisión como en las películas un lugar perfecto, esta vez con la intención buscada de incrementar las ventas de los productos mostrados, o aumentar el conocimiento de una marca. Hoy en día en casi todas las películas que actualmente son exhibidas en el cine y televisión, cuentan con algún tipo de “product placement” o emplazamiento del producto o una marca en un lugar visible en estas obras.

Los ejemplos de product placement son numerosísimos. La web www.branchanel.com tiene una sección denominada brandcameo, donde hay un listado de todas las producciones americanas desde el año 2001 con las marcas anunciadas en cada una de ellas. La lista de firmas que se anuncian aumenta año a año, a ello han contribuido las agencias especializadas en el product placement , a las cuales, les llegan los guiones por parte de las productoras antes de filmarlos y estas escogen la mejor manera de que sus anunciantes aparezcan en ellas.

Los defensores de este tipo de publicidad opinan que contribuye al realismo de las películas y por otro lado a la financiación de las mismas, pero lo cierto es que es, una publicidad encubierta, que vulnera el derecho de decidir si se quiere o no, recibir esos mensajes comerciales, sin antes ser advertidos.

Europa cuenta con unas directivas en este sentido, bastaría que esas marcas aparecieran en los títulos de crédito para que se cumpliera con la ley, pero de nada sirve si continuamente las producciones norteamericanas están contantemente abusando de masivos mensajes comerciales encubierto.

Lo que comenzó siendo un atípico en muchas producciones cinematográficas, se fue convirtiendo en una parte sustancial de su presupuesto, hasta llegar a los extremos de no distinguir en algunas de ellas, si estamos viendo una película con anuncios o anuncios con forma de película como vemos en algunos ejemplos que expongo a continuación.


Fuetes:







15 comentarios:

Wunderk dijo...

¡Qué entrada tan interesante, como siempre!

Lo de la publicidad encubierta me parece bien mientras se ponga al final en los créditos, como se exige aquí en Europa, y también mientras no haya una recreación excesiva que distorsione el hilo argumental, aunque entiendo que si una determinada empresa es patrocinador/sponsor de la película es lógico que a cambio aparezca su nombre.

¡Muy curioso lo de la camiseta de Clark Gable!

Rick Blaine dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo Wunderk, si aparecen las marcas al final de los créditos, es decir que se cumpla la ley, y no distorsionen la trama de la película, bienvenida sea, si los productores cuentan con una financiación extra que contribuya a realizar mejores películas.

Hace poco que volví a ver Sucedió una noche, es una película que como casi todas las de Capra no ha envejecido con el tiempo, sigue tan actual como siempre y recuerdo la escena perfectamente del motel y la muralla de Jericó donde se quita la camisa para intimidar a Claudette Colbert, genial la escena aunque en su momento levantó muchos comentarios al considerarse un poco subida de tono.

Gracias por tus amables palabras Wunderk, un abrazo.

Juanjo dijo...

Pues Rick, ya ni hablemos de las series de la tv, ahí es de escándalo...

Gracias por este post, me ha gustado mucho.

Saludos.

Julio dijo...

Estoy seguro de que muchas películas se financian con productos. Se puede pagar mucho por ver a un famoso tomando un producto con naturalidad en una escena, como antes se hizo con el tabaco.

Y como dice Juanjo, en las series de TV ya es que es un escándalo, españolas incluídas -recuerdo Médico de Familia, por ejemplo-. Un abrazo. ^_^

Víctor Escribano dijo...

Rick, tu tontódromo está cada vez mejor acondicionado para quedarse a tomar un algo, o dos.

Particularmente soy de la opinión de David Lynch en lo que a product placement se refiere ("Bullshit. Total fucking bullshit. Thats how I feel.").

Me molesta cuando no son nada sutiles y te meten un primer plano de la marca en cuestión (televisores y portátiles Sony en 2012, por ejemplo). Aunque es peor en los casos en los que no te das cuenta. Es una práctica de ética cuestionable que viene muy bien para financiar las películas. Pero el fin no justifica los medios, ¿no?

Rick Blaine dijo...

@Juanjo: Efectivamente, en España todo empezó en Farmacia de Guardia, continuó con Médico de Familia y sobre todo con Los Serrano. Otro ejemplo en Gran Hermano si no pagas tu marca no aparece y llegan al surrealismo de tapar la marca de los danones, vino, tabaco…, y está prohibido que los concursantes usen ropa de marca.

Un abrazo.

@Julio: Así es Julio, si el producto es utilizado por un actor, publicidad activa, se cobra más que con la estática. Si como dices se introduce de una forma “natural” en una escena sin dañar la estética de la misma, no tengo nada que objetar, pero el problema empieza cuando empiezan a meterse con calzador escenas para que aparezcan las marcas que se publicitan. Los excesos siempre son perjudiciales y en este caso también.
Un abrazo para ti también.

@Victor: Cuando vi la película de “La Isla” observé distintas marcas pero no me di cuenta de la cantidad de marcas que aparecen en ella, hasta que vi el video que he puesto en la entrada y la verdad viendo todas las escenas puede parecer una exageración.

¿Es mérito del director que no nos demos cuenta de toda la publicidad que aparece en ella?

Mi respuesta es que no, pues mucha yo creo que es publicidad “subliminal”, pues algunas marcas aparecen menos de un segundo como Reebook. Esto sí que es publicidad encubierta que debería de estar prohibida. En este caso el fin no justifica los medios.
En el caso por ejemplo de “Novia a la fuga”, Julia Roberts se escapa en una camioneta de FedEx, la escena por supuesto que contiene publicidad, pero es tan evidente que no molesta, incluso hasta hace gracia, en este caso, si FedEx pagó sus buenos millones para financiar este film y ese sirvió para hacer una mejor película, me parece perfecto, el fin en este caso justica los medios y con este ejemplo estoy en descuerdo aunque sea por una vez con lo que dijo David Linch.

Un abrazo.

Balovega dijo...

Un besito, luego vengo a verte, me voy a trabajar...feliz día

Rick Blaine dijo...

Otro para ti, Balo, yo también empiezo a trabajar a estas horas.

Markos dijo...

Nos pillan relajados, con la guardia baja mientras vemos algo y caemos como pardillos en la trampa.
Voy a ver si algún productor quiere dar más realismo a su teleserie haciendo que el protagonista lea mi blog :-D
Salu2

Rick Blaine dijo...

Pues sí Markos, como ya he dicho, en muchas ocasiones ni nos damos cuenta, pueblicidad "sublimal", que esta prohibida en la Union Europea, pero es lo que toca si queremos ver una peli que nos llega desde el otro lado del atlántico.

Buen e irónico apuente made in Markos... tomo nota por si se me presenta a mi también el caso.

Un abrazo.

Balovega dijo...

Holaaaaa.. vengo como te prometí, un poco tarde pero así es mi vida entre semana, muy liada..

Me encanta la entrada que has confeccionado, bueno como siempre estelares todas, me encanta el cine y sobre todo que al final pongan los créditos para saber los nombres de las personas que han hecho posible que la película llegará a su fin..

Un besote grandote amigo Rick, que tengas un feliz fin de semana...

Anónimo dijo...

Hola amigo Rick.
Cuando has citado ese abrigo de piel de Napa con forro de borreguillo, que se llamó Mcloud, no puedo menos que acordarme de tí mismo en esas frías noches de invierno en la puerta del Din Don, donde lo lucías con garbo, que tiempos eh ??
Efectivamente hay marcas como Belstaff que invierte mucísima pasta en que actores y actrices de Hollywood luzcan sus modelos de forma descarada.
P.D. ya me apuntado al XXv aniversario de mi promo de Maristas.
Saludos . Fran.

Rick Blaine dijo...

Feliz semana para ti Balo, y a mi que también me gusta el cine sería deseable que lo que se publicita en el se haga conforme a las leyes europeas, y que al final nos avises de las marcas que han ayudado a la producción de las mismas.

Un beso para ti también.

Fran; me has traido muy buenos recuerdos, ¡Qué tiempos aquellos! del Din Don. Y efectivmente en esos años casi todo el mundo lo llevaba.

Por fín has entrado en razón, veras como no te arrepentirás de acudir al aniversario.

Un saludo.

Balovega dijo...

Hola amigo.. paso a darte un besito de buen fin de semana...

DE INTERES dijo...

Hola,Rick, tienes un premio un blog, FELICIDADES!!! pasa por él por favor. Un abrazo

Publicar un comentario