| |

lunes, 23 de marzo de 2009

Una noche en el Marla Center


Anoche cuando ya me estaba esperando mi doble sesión de cine, me llama un amigo, cena en el “Marla Center”, ¿Te apuntas?, y yo sin pensármelo dos veces me apunté, me gustaba la idea de cenar con unos muy buenos amigos en un sitio que tenía interés por conocer.

Rápidamente me cambié y me fuí directo a coger un taxi en la parada del Corte Ingles, la idea de ir en mi coche no me hacía mucha gracia, (en los tres últimos fines de semana tres controles de alcoholemia en la puerta de casa), y ya se sabe mejor no tentar a la suerte y ser prudente.

Al llegar, observé el edificio y me pareció espectacular, de un diseño sorprendente, cuidado hasta el último detalle, y entré el restaurante “Sabores del Marla Center”.

La decoración del restaurante sin embargo no me sorprendió, un diseño minimalista, quizás con falta de luz, parecido a “Traperia 30”, pero con un salón mucho más grande.

Todos teníamos muy poco apetito, habíamos tenido comidas familiares sabatinas y nos apetecía picar algo y luego compartir un segundo, nos pusieron de primeros al centro: medio esparrago para cada uno, un poco de paté de foie, alcachofas fritas con gulas y gambas, patatas estrelladas, y un pequeño royo de calabacín gratinado, todo en muy pequeñas cantidades. De segundo yo compartí medio entrecot, no tomamos postre y sirvieron los cafés todo ello acompañado de algunas cervezas y 3 botellas de vino de crianza de Ribera de Duero, que aunque parezcan muchas, nos reunimos ocho personas y la cena se alargó bastante.

De estos platos solo salvé las patatas estrelladas, los demás pues la verdad, los he probado mejores, aunque siendo sincero tampoco estaban malos.

Se está implantando la moda de llevar el camarero pinganillo y algo parecido a un pequeño portátil donde con un lápiz electrónico van marcando los pedidos, supongo, que nos tendremos que ir acostumbrando a estos inventos pero de momento te choca un poco.

Un servicio correcto pero muy lento a la hora de servir los platos, la cena fue muy larga, cerca de tres horas, aunque muy animada por la grata conversación, y a la hora de pagar se produce una anécdota. R. se equivoca en los cálculos y nos dice que la cuenta ascendía a 51 euros cada uno, todos pensamos que era una “clavada” en toda regla, rectifica y nos comunica que eran 39 euros.

A pesar del error a todos nos siguió pareciendo caro, habíamos cenado muy poco, para el precio que tendríamos que pagar, al final nos invitan a una copa de cava que nos compensó en parte.

A continuación, nos dispusimos a subir a la cuarta planta del edificio para proseguir la noche en la terraza-bar, y fue toda una sorpresa, un pub con unas vistas excelentes de la nueva zona de negocios de Murcia, todo acristalado, con excelente música y ambiente muy agradable, que cuenta con una amplia terraza llena de sofás y butacas, que promete ser todo un éxito con el combatir este año, las calurosas noches del verano murciano.

Es conocido por todos que en Murcia la calidad/precio de la mayoría de los restaurantes no es de las mejores de España, que en Murcia se confunde una pretendida “exclusividad” con precios excesivos, y que pocos superan el examen. Cuando acudes a un sitio como éste restaurante, sabes que va a ser caro, lo tienes asumido y acudes porque buscas la calidad en todos los sentidos, y cuando no la encuentras ni en la elaboración de los platos, ni en la rapidez de los camareros, puede que cualquier precio te parezca caro.

A pesar de todo, nos lo pasamos muy bien, prometimos volver, en Murcia, nos hemos acostumbrado a pagar 40 euros, casi sin cenar nada, pero éste, aunque sea sólo por acudir de nuevo a ese espléndido mirador de Murcia, merece la pena volver y ahí estaremos pronto.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Amigo Rick.
Parece que has olvidado , el disgusto que tomaste cuando nos metieron simular puyazo en los Collados y espero me reconozcas que la cena estuvo mucho mejor que lo que cuentas del Marla Center y el maridaje de vinos fue insuperable, ademas de que el servicio de los Collados se nota que tiene un gran rodaje.
Pero expones un grave problema que tenemos en la Capital del Reino, la complacencia hacia los sitios que hacen su Agosto todo elaño, vaciando los bolsilos, sin llenarnos los estomagos.
Tu mismo, a pesar de reconocer la clavada amenazas con volver.
Sarna con gusto... No pica ¡¡¡¡

Rick Blaine dijo...

Los Collados de Agridulce es bastante mas barato en relacion calidad/precio que el Marla, teniendo en cuenta que esa noche allí cenamos bastante bien, todavia me estoy acordando del vino de putonios que tomamos.

Lo de volver al Marla Center es porque a pesar de todo es un sitio muy completo, cena y una copa en el que puede ser uno de los mejores sitios de Murcia, su pub de la cuarta planta.

Cuando vayamos te gustará.

el neurologo enmascarado dijo...

Querido Rick: espero que cuando salgas a cenar con "tus otros amigos" y te metan clavadas como las que cuentas aquí, te las tomes con la misma deportividad y optimismo antropológico y nos sorprendas con la elección de los vinos.

Anónimo dijo...

Marla Center....

Cada vez a peor!!! La atención hace unos meses era maravillosa. Un equipo verdaderamente compenetrado (ya no sólo en el restaurante, cafeteria y pub) sino también en otros departamentos como Recepción. No obstante, ultimamente, cada vez que voy al famoso centro de negocios vuelvo a casa cabreado. Raro es el día que no me encuentro a la rubita inculta, desvergonzada y deslenguada que sa da aires de grandiosa dama de la sociedad pavoneando su cuerpecito por todas las estancias del centro. Raro es el día que no asisto como invitado obligado a alguna discusión, pelea, bronca y demás en el restaurante. Raro es el día que vuelvo a casa con ganas de repetir.

Marla Center, estáis cayendo muy muy bajo.

Publicar un comentario