| |

domingo, 14 de junio de 2009

¿Dónde están los brotes verdes?


El desahogo con el que hablan los miembros del Gobierno de Zapatero no tiene límites, si la semana pasada antes de las elecciones nos “colaban” el famoso vídeo electoral de los "brotes verdes", solo ha hecho falta esperar una semana, para que todo se convierta en un secarral.

El pasado viernes nuestra Ministra de Economía, la vice vice Elena Salgado, nos anunciaba más ancha que alta, que los brotes verdes se habían marchitado, facilitando una nueva revisión de los datos macroeconómicos de nuestra economía y posponiendo de nuevo la recuperación económica para el año 2011, largo me lo fiáis Sra. Salgado, pero ¡oh casualidad! coinciden de nuevo las fechas con unas nuevas elecciones generales.

El panorama es desolador, pero no solo por los datos ofrecidos, sino por la incapacidad demostrada de que las medidas que ha estado ejecutando nuestro gobierno, sirvan para algo más que subir nuestro déficit a finales del 2008 a una cifra cercana al 8%, cuando debería estar por debajo del 3%, y la tasa de paro se dispare al 18,9% a finales del 2010.

Como guinda al tan no por anunciado, esperado cambio en las previsiones, nuestra vice vice, nos regala una subida en los impuestos especiales del tabaco y la gasolina. Ya conocíamos todos la cruzada particular de esta buena señora con el tabaco, al igual que con las hamburguesas y el vino, por aquello de proteger nuestra salud, pero no conocíamos todavía su antipatía por la gasolina, de momento creo que mientras que nadie se la beba, no perjudicaba a nuestra salud.

La subida se las trae, 20 céntimos en una cajetilla, 2 euros el cartón, 73 euros al año de media suponiendo que una persona fuma veinte cigarrillos diarios. Vamos, toda una medida “social”, a este paso solo los ricos van a poder fumar, si esto es socialismo que baje Pablo Iglesias y que lo vea.

Y lo mejor de todo es como argumenta la subida de impuestos indirectos; para proteger de nuevo nuestra salud y para reducir las emisiones de C02, nuestros políticos siempre actuando como nuestros padres, pero lo que se esconde detrás de todo esto es una necesidad de recaudar más impuestos para cubrir parte del desaguisado presupuestario de nuestras cuentas, y por supuesto una medida tomada pasadas las elecciones, y es que hay que tener cara, pero ellos la tienen de cemento armado.

Todo el mundo sabe que nuestro gobierno es dado a realizar las “Cuentas de la lechera”, para que al final todos nos quedemos sin leche sin dinero sin huevos y sin el cántaro, pero desde hoy, habría que añadirle a la fábula, que nos quedamos también sin tabaco y sin gasolina.

2 comentarios:

Helen Maran dijo...

La ironía de la politica es la misma en España que en cualquiere parte del mundo, estamos cansados de tantas mentiras, feliz semana para ti tambien amigo, abrazos de luz desde Israel.

Rick Blaine dijo...

Completamente de acuerdo, mentiras tras mentiras, y lo sorprendente es que todavía mantengan la credibilidad para miles de personas.

Un abrazo para tí también.

Publicar un comentario